Toneladas de solidaridad arousana con destino a Guinea-Bisáu

Antonio Garrido Viñas
a. garrido REDACCIÓN / LA VOZ

COOPERANTES

Martina Miser

Ropa y calzado de niños, material escolar y 75 bicicletas viajan a territorio africano

04 may 2021 . Actualizado a las 09:16 h.

La solidaridad tiene más complicaciones de las que se puedan imaginar. En cualquier momento, y cuando parece que todo está ya encaminado, surge algún problemilla que lo puede embarullar todo. Sucedió ayer en Cambados. Cuando Paula, una de las representantes de la asociación Furgoneta Solidaria, llegó al punto establecido para que el camión que debía cargar el material recogido en todo O Salnés pero sobre todo en la villa del albariño, vio que estaba vallado por obras. «Pensé, el camionero me va a matar», bromea. Pero no llegó la sangre al río. La colaboración de la Policía Local de Cambados, que Paula quiere agradecer expresamente, fue fundamental para que todo el proceso se desarrollase con normalidad y que las donaciones arousanas emprendiesen su largo camino hacia Guinea-Bisáu.

Un cargamento enorme, en el que abundaba la ropa y el calzado para niños, pero también material escolar y un componente que supone toda una novedad. Nada menos que 75 bicicletas donadas por cambadeses de todas las edades. Unas bicicletas que experimentarán una segunda vida en territorio africano y que pasarán de estar aparcadas en un desván o en un garaje a repartir sonrisas en África.

El viaje es largo. El tráiler en el que se cargó todo el material tenía como destino Lugo, sede de la oenegé Furgoneta Solidaria. Desde allí, y con todo lo demás que se ha recogido por toda Galicia, la nueva etapa tendrá como destino Oporto, para embarcar luego hacia Guinea-Bisáu. El objetivo es que todo esté allí en el mes de junio.

No viajará solo el material, claro está, porque miembros de Furgoneta Solidaria irán también a Guinea-Bisáu. Entre ellos, la cambadesa Iria, hermana de Paula Carro y enfermera de profesión. No será la primera vez. El proyecto de ayuda se realiza cada año y sirve, además de para enviar material, para mantener con vida proyectos que allí se han creado, como un dispensario médico que atiende a las novecientas personas que habitan la aldea de Gambasse gracias a la contratación de un médico, o la canalización del agua del pozo que allí abrió la asociación.

Donaciones económicas

Es decir, no se necesita solo material. Las ayudas económicas tampoco vienen mal y, al contrario que con las bicicletas -que ya han comenzado la ruta- para esto todavía hay tiempo. Solo hay que entrar en la página web de Furgoneta Solidaria (furgonetasolidaria.org) para obtener el número de la cuenta corriente a la que se pueden realizar las donaciones. Solo a través de este sistema es posible porque, como explica Paula, hubo quien quería donar en mano y tocó explicarles que hay que seguir los cauces correctos.

Asociación Furgoneta Solidaria en Guinea Bissau

En busca de 3.500 euros para llevar bicicletas y biberones a Guinea-Bisáu

bea costa

Furgoneta Solidaria es mucho más que un vehículo con capacidad de carga. Es un proyecto que lleva asistencia sanitaria, agua y educación a Guinea-Bisáu, que crece cada año. El alma máter es la enfermera Natalia Rodríguez Arias, que hace una década decidió completar su formación en enfermedades tropicales sobre el terreno; aquella odisea cristalizó en la creación de una asociación que toma su nombre de aquella primera furgoneta en la que recorrió los 6.000 kilómetros que distan desde Europa al país africano, y el vehículo acabó quedándose pequeño.

Para este verano están preparando un tercer envío con medicinas, material escolar (excepto libros); complementos para bebés que pueden ir desde una cuna plegable hasta un biberón, y, por primera vez, bicicletas. Es una buena forma para darle otra vida a esas bicis que están guardadas en los trasteros por viejas o porque se quedaron pequeñas y que para los guineanos son verdaderos tesoros, sobre todo si están en la selva y viven un una aldea remota.

Seguir leyendo