Así vive una cervense la pandemia en China: «Non che deixan saír comprar»

Yolanda García Ramos
yolanda garcia CERVO/LA VOZ

ASIA

«A política 'cero covid' é moi estrita e os confinamentos pesados», dice Ana Río Vilar, diseñadora cervense que vive en Shenzhen desde hace 14 años

25 abr 2022 . Actualizado a las 14:07 h.

Shenzhen está considerada la Silicon Valley de Asia. Un enclave que en 1980 fue la primera zona económica especial reconocida por la República Popular de China, que fue todo un imán para empresas de Hong Kong. «Es una de las ciudades de más rápido crecimiento del mundo», apunta Wikipedia. Es el centro tecnológico del país y uno de los principales puertos del gigante asiático. Entre los 17 millones de personas que habitan en esa ciudad (con la mayor densidad poblacional de China) está Ana Río Vilar. Reside allí desde hace 14 años, donde trabaja como directora creativa de la Shenzhen Creative Week. Su vivencia personal, familiar y laboral con el covid es intensa, de nuevo con aumento de casos alrededor. Ahora el aislamiento de Shanghái es total, después de haberse confinado también Shenzhen en marzo, ante este último repunte. China, con su estrategia de «casos cero» frente al covid, es el país con las mayores restricciones para frenar la actual variante ómicron.

En 2020, cuando la pandemia del coronavirus saltaba en China, a ella le pilló en los Alpes, en Italia, país al que luego saltaría también el virus con enorme impacto, antes de expandirse por el resto de Europa y del mundo. Recuerda que entonces «todo era novo para todos, así que foi un shock. Pero, polo que me comentaban os meus amigos, podían ir ao supermercado sen problemas e as tendas online funcionaban ben». Continúa en su retrospectiva: «No 2021, eu reentrei en China, cunha corentena de 14 días e diversas PCR, nun hotel designado polo goberno pero pagado por nós. Unha vez saímos da corentena, o cambio foi bestial. Aquí había cero casos e vivíase nunha burbulla en comparación con Europa: máscara só en transportes públicos e interiores; festas, cumpreanos e celebracións sen problemas e sen máscaras e sempre estivo todo aberto sen problemas de consideración de aforos e demais. Poderíase dicir, vida completamente normal a nivel nacional».

Sin embargo, el 2022 «trouxo sorpresas e hai rebrotes dende que entrou a ómicron», apunta Ana Río, añadiendo: «A política ‘cero covid' é moi estrita. Os confinamentos fanse pesados. Se a túa zona ten casos, confínante. Iso quere dicir que non che deixan saír a comprar a ningún lado, só podes saír a unha hora determinada a facer a PCR e por orde da planta onde vives. Por sorte, nós temos balcóns, pero imaxínate a xente que vive en pisos máis pequenos ou sen balcón. Horrible. O peor disto é a incertidume e a desinformación en canto entras en lockdown (confinamento), porque non che din cando che deixarán saír de novo». Pueden ser entre 7 y 14 días, aunque «se hai algún caso novo cercano ao teu edificio, cérrante de novo», advierte. Explica también que en su caso no tuvo problemas con la comida porque «en Shenzhen o goberno actuou moi rápido e deixaron traballando aos ‘kuaidis', que son os repartidores das diferentes tendas online».

«Estou pensando en buscar traballo en Italia ou España, aínda que o panorama non é o mellor pola guerra»

Desde que comenzó la pandemia, Ana Río Vilar ha encontrado en el teletrabajo la forma de continuar con su oficio de directora creativa de la Shenzhen Creative Week pasando temporadas fuera, donde está repartida tanto su familia directa como la política, hasta regresar de nuevo a China. Sin embargo, a la hora de salir o entrar al país ha tenido que afrontar las restricciones vigentes a los viajeros. Así explica cómo las vive: «Fatal. De feito estou pensando en buscar traballo de novo en Italia ou España, aínda que o panorama nestes dous países tampouco nos parece do mellor, dada a situación da economía pola guerra [en Ucrania]».

Balance de estos dos años

A la hora de hacer balance personal sobre la pandemia, Ana Río reflexiona: «Actualmente o balance sería desastroso. Aínda que teño traballo aquí, e estou agradecida disto, e síntome unha privilexiada dentro de toda a situación global, se me paro a pensar na miña percepción xeral... é de auténtico desastre».