Una estudiante gallega en Seúl: «Aquí nunca se notó a la gente con miedo al coronavirus»

ASIA

L. G.

Lucía Gil, gallega que estudia en Seúl, asegura que se siente segura y que la vida en Corea del Sur sigue con normalidad, pero con precauciones

28 mar 2020 . Actualizado a las 19:45 h.

Lucía Gil, estudiante de Administración y Dirección de Empresas (ADE), se fue a Corea del Sur el 25 de febrero para realizar el Erasmus en la Universidad de Seúl. Por aquel entonces, la sombra de una epidemia de coronavirus en España y Galicia no era más que una mera hipótesis. El peligro se veía como algo aún muy lejano.

El epicentro estaba en China, y Corea del Sur empezaba a erigirse como un nuevo epicentro después de que surgieran centenares de casos asociados a un grupo religioso en la ciudad de Daegu. Los positivos empezaron a multiplicarse día a día, pero esta estudiante de la Universidade da Coruña no se asustó. Se asesoró primero con amigos que residían en el país asiático, que le ofrecieron todas las garantías, y optó por marcharse. Fue su mejor decisión, porque Corea del Sur ha logrado controlar una epidemia que ahora asfixia a España.

«Como en Corea ya contemplaban la posibilidad de que llegase el virus debido a que se encuentra tan cerca de China, cuando los casos empezaron a crecer el Gobierno ya estaba preparado para contener los contagios, al contrario que Europa, que no había previsto que alcanzase a su población. De ese modo, nunca hubo propagación, salvo en Daegu, donde los casos se fueron identificando a medida que iban aflorando», relata desde Seúl.

En la capital se siente segura, al igual que el resto de los coreanos. «Aquí —dice— nunca se notó a la gente con miedo al coronavirus. Todas las personas que conozco aquí se sienten seguras estando en Seúl, y yo también. Creemos que el Gobierno manejó bien la situación y nunca tuvimos miedo de lo que pudiese pasar».

La vida sigue su rutina diaria en la megalópolis. «Aunque sí que recomiendan alejarse de las multitudes —advierte Lucía—, porque la gente sigue saliendo a la calle, nunca llegó a haber cuarentena ni nunca se vieron las calles totalmente vacías. Los supermercados siempre están llenos de productos, y las tiendas siguen abiertas, al igual que restaurantes, bares, discotecas o zonas turísticas».