Dos emprendedores con éxito en Vietnam

La fotógrafa ferrolana Laura Piñón comanda una firma de ropa en Ho Chi Mihn, mientras su marido, Luis Martínez, triunfa con una cerveza artesanal: TêTê Beer

Laura Piñón (con un vestido de su marca, Sinhtolina), junto a su marido, Luis Martínez
Laura Piñón (con un vestido de su marca, Sinhtolina), junto a su marido, Luis Martínez

ferrol / la

Esta es la historia de una pareja de aventureros, de dos valientes sin miedo a las fronteras y con mucho espíritu emprendedor. Ella es una gallega de cuna ferrolana, y él, aunque nacido en Mallorca, ya se considera «gallego y ferrolano de corazón». «A Luis le encanta Galicia: cuando estamos ahí siempre quiere ir a surfear a Doniños, comer pulpo... Y hasta ha aprendido a hacer caldo con la receta a mi abuela, así que cuando siento morriña él me lo prepara, aunque aquí luzca el sol y estemos a 40 grados de temperatura», anota Laura Piñón desde Ho Chi Mihn, la antigua Saigón, en Vietnam.

Allí, esta fotógrafa ferrolana de 32 años comanda la firma de ropa Sinhtolina junto a la diseñadora vietnamita Houyn Thi To Trinh -a la que llama Leo, «porque resulta más fácil de pronunciar»-, mientras su marido, Luis Martínez López, triunfa con una cerveza artesanal de sello propio, TêTê Beer, que hace ya cuatro años comenzó a fabricar y comercializar en el país asiático junto a otros tres socios: un americano, un maltés y su propio hermano, Rubén Martínez.

Laura con Leo, la diseñadora vietnamita que está casada con su cuñado y junto a la que dirige la marca Sinhtolina
Laura con Leo, la diseñadora vietnamita que está casada con su cuñado y junto a la que dirige la marca Sinhtolina

Estos dos negocios tienen mucho de familiar, porque Leo está casada con Rubén y, por lo tanto, es concuñada de Laura, su socia en Sinhtolina. Así que todo queda en casa. Pero no nos desvíemos del tema y volvamos con nuestros protagonistas. Para contar bien su historia hay que remontarse al año 2010, cuando Laura conoció a su futuro marido en Oviedo, donde ella cursaba un Máster de Fotografía y él hincaba los codos para graduarse en Bioquímica.

¿Que fue lo que les llevó a trasladarse a Vietnam tras obtener sus diplomas? El primero en emigrar fue Luis, en el año 2013, y explica que todo se debió a una «casualidad». Su hermano Rubén, que es publicista, ya vivía allí y conocía al dueño de una empresa de perfumes que necesitaba a alguien para desarrollar su marca en el sudeste asitático. Luis, recién licenciado, se hizo con el empleo y de la noche a la mañana se vio trabajando en Vietnam. Sin embargo, pasados unos meses, puso rumbo de nuevo a España, decidido a cumplir su «sueño» de dedicarse al mundo cervecero. Y todo porque, años antes, en su etapa universitaria, Laura y Rubén le regalaron un kit de fabricación casera que le hizo descubrir su vocación de productor cervecero. «Así empezó la cosa, con un par de cacharritos, botes y tubos en nuestro piso de estudiantes en Oviedo», rememora Laura.

El caso es que, ya en España, Luis se dio cuenta de que el negocio de la cerveza artesanal podría tener un gran futuro en Vietnam (donde por aquel entonces solo había marcas comerciales tipo lager), así que decidió volver al país asiático y poner en marcha su propia marca junto a su hermano Rubén y otros dos socios, Toby y Mike. Fue así como en el 2015 nació TêTê beer, una cerveza que los dos hermanos comenzaron a fabricar casi de manera clandestina en su casa, y que hoy en día, con una facturación anual de medio millón de dólares, es ya toda una referencia en Vietnam.

Luis Martínez (tercero por la izquierda), junto a su hermano Rubén, y los otros dos socios con los que fundó TêTê beer: Mike y Toby
Luis Martínez (tercero por la izquierda), junto a su hermano Rubén, y los otros dos socios con los que fundó TêTê beer: Mike y Toby

Laura le acompaña en ese sueño desde 2017, cuando dejó su trabajo de retocadora en el equipo de Fotografía de Inditex para reunirse con Luis en Vietnam y «probar cosas nuevas». En Sinhtolina, junto a su socia Leo, no le está yendo nada mal, aunque confiesa que en el futuro le gustaría deshacer el camino andado y reencontrarse con sus raíces. «Vietnam es un país muy interesante, pero también muy caótico y a largo plazo preferiría asentarme cerca de la familia. A Luis y a mí nos encanta Galicia, así que, si volvemos a España, ese sería nuestro destino ideal», apunta Laura, quien echa de menos los cafés con sus amigas y poder ver a su madre «cada día». Y Luis opina igual: «Siento mucha conexión con Galicia y sin duda sería una de mis opciones preferidas para vivir en el futuro. Además, ¿quién puede resistirse a esas comidas y esas playas?

Votación
0 votos
Comentarios

Dos emprendedores con éxito en Vietnam