Un estradense a 33 grados bajo cero

Lleva seis años en la ciudad en la que nació Lenin, donde el Volga se hiela pese a sus 30 kilómetros de ancho


a estrada / la voz

A mil kilómetros de Moscú en dirección a los Urales se encuentra la ciudad rusa de Ulyanovsk. A medio camino entre Samara y Kazan, dos de las sedes del mundial de fútbol de este año. Allí cayó hace seis años Breixo Regueira Diéguez (A Estrada, 1980) y allí acabó echando raíces. Como suele suceder, por pura casualidad.

Breixo se había licenciado en Física en la USC, pero luego se fue acercando al mundo de la empresa con un máster de sistemas de gestión y otro de dirección de operaciones. Se especializó en la optimización de procesos productivos y logísticos y pasó por varias empresas. Entre otros cometidos, tuvo el de dirigir el departamento de operaciones de las bodegas de albariño Paco & Lola. «O meu traballo consiste en optimizar procesos de produción, loxística, compras, mantemento, calidade...», explica.

Momento de aventuras

En el 2011 lo fichó la consultora cántabra Ceylle Solutions & Development S. L. y le propuso irse a miles de kilómetros de casa. «Á empresa saíralle un proxecto en Rusia e preguntáronme se me apetecía. Eu estaba na idade adecuada e co nivel de compromiso adecuado. Tiña 31 anos e pensei: se non o fago agora non o vou facer nunca», cuenta Breixo. Así que hizo la maleta y arrancó hacia Ulyanovsk, la ciudad natal de Lenin. Allí llegó como ingeniero residente para ejercer como jefe de un proyecto de reingeniería lean en la fábrica de puertas Rada Doors. «Non sabía nada de ruso, pero a verdade é que sempre traballamos con intérprete inglés-ruso. Ademais, sempre nos trataron de marabilla, cun chofer que nos levaba do piso á fábrica. Ao principio era esaxerado. O chofer ata me acompañaba ao súper, ata que lle dixen que non facía falta, que xa me apañaba», recuerda. «Despois fun aprendendo ruso por osmose», cuenta. Por ósmosis y por motivación afectiva, porque en Rada Doors trabajaba Elvira Ibatullina, una directora de márketing rusa con la que Breixo acabó casándose.

Un río que es casi un mar

Una de las cosas que más le llamó la atención a Breixo al llegar a Ulyanovsk fue el río. La ciudad está dividida en dos por el Volga. El Ulla es un regato a su lado. «Na zona máis estreita, que é onde está a máis antiga das dúas pontes que hai, o río ten oito quilómetros de ancho. Na máis ancha son 30 quilómetros. Parece máis ben a ría. Non ves o outro lado», comenta Breixo. «No inverno ten dous ou tres metros de xeo. É moi curioso porque a xente métese co coche por riba para ir pescar, perforando o xeo. Todos os anos hai quen arrisca demais no entretempo», cuenta.

Según explica Breixo, en invierno las temperaturas pueden alcanzar hasta 33 grados bajo cero, aunque lo normal es que se sitúen entre -20 y -25 grados. «O que máis chama a atención é que é como se só houbera dúas estacións. No verán, de maio a setembro, é raro baixar dos 25 ou 30 grados», comenta el estradense.

De todas formas, Breixo asegura que el frío de Ulyanovsk se lleva bien. «Alí as calefaccións están a tope en todas as partes. A 27 ou 28 grados. Incluso nas fábricas. A cidade -que para alí é pequena- ten un millón de habitantes e catro sistemas de calefacción central dos da antiga URSS dos que se saca por auga quente para todos os edificios da cidade. Nos edificios de máis de dez anos, a temperatura dos radiadores regúlana segundo a exterior, pero ti non a podes regular no teu radiador. O habitual na casa é andar de manga corta e descalzo», comenta.

Más frío en Galicia

«Eu, ata que me acostumei, pasei o primeiro ano andando pola casa case sen roupa e durmindo coa ventá entreaberta en pleno inverno», explica.

«A miña muller, as primeiras veces que veu a Galicia dicía que tiña máis frío. Supoño que pola humidade, porque alí é raro que pase do 50% e porque os sitios non están tan preparados para o frío», deduce Breixo.

Cuando el estradense conoció a Elvira no sabía una palabra de ruso. Pero se entendieron bien. «Falabamos en inglés. De feito é curioso porque entre nós, por costume, seguimos falando en inglés, aínda que eu falo ruso coa súa familia», explica.

Comunicación sin fronteras

Cuando dos tienen interés, la comunicación fluye como sea. Como cuando el suegro de Breixo vino de visita a A Estrada y estuvo una hora charlando con el abuelo del estradense, Juan, que tiene 94 años. Uno en ruso. El otro en gallego. Pero hablaron hasta de Lenin.

De todas formas, Breixo ahora se maneja bien en ruso y Elvira le va dando al gallego y al español. «Ela entende e tamén chapurrea algo de español. Faise entender, pero case sabe máis galego ca español», cuenta Breixo.

Le vendrá bien porque, después de las Navidades, Breixo, Elvira y su hija Samira, de dos años y medio, tienen pensado cambiar su residencia a A Estrada. Tras la experiencia en dos fábricas de muebles y una de sofás, Ceylle estaba a punto de firmar un cuarto contrato en Rusia con una fábrica de componentes de centrales nucleares, oleoductos y gasoductos. Pero el problema de Crimea y la caída del precio del petróleo tumbaron el rublo y estancaron la economía rusa. En España, en cambio, empezaron a salir proyectos. «Eu xa levo dous anos de aquí para alá, así que decidimos virnos todos para A Estrada. Vou pasar alá o Nadal e volvemos todos. Esa é a idea», cuenta Breixo.

Votación
12 votos
Comentarios

Un estradense a 33 grados bajo cero

Este proyecto ha sido cofinanciado por