La camiseta celeste que tardó diez meses en llegar a Argentina

Emiliano Penelas es argentino, de ascendencia gallega, y aficionado del Celta


Vigo

Tres de sus cuatro abuelos eran gallegos (de Espenuca, Ourense y Quintela de Leirado), pero Emiliano Penelas vino al mundo en Argentina hace 43 años, hijo de argentinos nacidos allí fruto de la emigración por la Guerra Civil. Sus orígenes, no obstante, le han llevado a ser un acérrimo celtista que a principios de enero compartía en Twitter una anécdota curiosa: «A camiseta do Celta viaxou de Vigo a Madrid en marzo de 2020, a Barcelona en xullo e finalmente a Bos Aires en decembro. Hoxe, 10 meses despois (e agora son dous tamaños máis pequeno), chegou», compartía.

En marzo del año pasado, sus padres estaban realizando un crucero llamado El Retorno, «pensado para que españoles y descendientes de emigrantes hagan el mismo viaje en barco, a la inversa, que sus antepasados». Iban a estar en Galicia y les había encargado la camiseta de la temporada 2019/2020. Pero la pandemia lo cambió todo. Los progenitores de Emiliano no pudieron llegar a desembarcar en territorio español. «España cerró puertos, Francia también y el barco terminó parando recién en Génova, desde donda salieron en avión sanitario a Buenos Aires», recuerda. Entonces, optó por adquirirla en la tienda online.

Una vez comprada, su primer destino fue Navalafuente, en la Sierra Norte de Madrid, donde vive el hermano de su madre junto a su familia. Él la tuvo hasta julio, cuando vieron otra manera más inmediata de hacérsela llegar. «Como una amiga de mi madre, Nury, quedó varada en casa de su hijo en Barcelona sin poder volver a Buenos Aires, Ariel le envió por correo la camiseta hasta allí para que ella la trajera en cuanto pueda viajar». Y fue en diciembre, pero aún hubo que esperar. « Tuvo que hacer cuarentena al llegar y en año nuevo se juntó con mi madre para entregársela, así que comprada en marzo 2020 en Vigo la tuve en mis manos en Buenos Aires en enero 2021», resume. Había comprado una XXL, pero desde entonces bajó mucho de peso y ahora necesitaría una L, explica divertido.

Emiliano se declara hincha de Independiente, al que inlcuso dedica la revista online La Caldera del Diablo, y esa pasión, unida a su ascendencia, fue la que le condujo a la afición por el Celta. «Como descendiente de gallegos elegí al Celta en épocas del «Súper Dépor» porque dos futbolistas de Independiente fueron transferidos allí en los 90: Gustavo López y Hermes Desio», indica. Del Cuervo es una de sus camisetas celestes, mientras otra lleva el nombre de Mostovoi, a cuya presentación acudió en su primera visita a Balaídos con 18 años. «Lamentablemente nunca fui a ver un partido del Celta porque siempre estuve en Vigo en época de receso», agrega.

Sigue todos los partidos del Celta por TV y este año, en medio de la pandemia, comenzó a estudiar gallego con una profesora online. «Era algo que siempre había querido hacer, y también escucho programas deportivos en Radio», explica. Su familia siempre ha estado ligada al centro Betanzos de Buenos Aires. «Es el centro comarcal gallego más antiguo del mundo, allí me casé con queimada y gaitas». Manteniendo intacto un vínculo con Galicia que se ve reforzado por su afición al Celta.

Votación
0 votos
Comentarios

La camiseta celeste que tardó diez meses en llegar a Argentina