Un muxián al que no le dio tiempo a hacer «las Américas»

Galería de emigrantes | Manuel López Paz emigró a Argentina con 49 años


«En aquella época llamaban a la Argentina ‘el país de los olvidados', porque los que venían no volvían más», declaró hace unos meses el emigrante gallego Adolfo Jorge al periódico argentino Clarín, una afirmación que podríamos aplicarla para nuestro emigrante protagonista de hoy. Manuel López Paz, Castiñeira (en la imagen, aparecida en la revista Alborada) nació en Vilarmide-Coucieiro-Muxía el día 28 de diciembre de 1869. Con el paso del tiempo se casó y trabajó de jornalero en su zona de origen. Y en esa época, y en una pelea en la que participó en una aldea de Vimianzo a principios del siglo XX, fue herido en la cabeza con un arma blanca por un vecino de San Martín de Ozón (Muxía). Poco después, con 49 años emigró para la Argentina, y por lo tanto López Paz fue un emigrante tardío al embarcar en A Coruña en el vapor León XIII y arribar el 11 de septiembre de 1918 a Buenos Aires. Cerca de ocho años más tarde, Castiñeira falleció el 31 de agosto de 1926 en la capital federal argentina cuando contaba 57 años, sin tiempo para hacer «las Américas» ni para considerarse asentado dentro de la nueva sociedad criolla. En todo caso, Manuel López Paz fue uno de los muchos «olvidados» que no volvieron más a su municipio natal, uno más de los muchos que se perdieron en un recodo del largo camino migratorio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un muxián al que no le dio tiempo a hacer «las Américas»