Vidas vimiancesas en viejas fotos

Las historias de Francisco Santos y Daniel Sendón


La emigración es dolor, soledad, nostalgia y mucho sacrificio y trabajo...

Francisco Santos es otro de esos numerosos emigrantes nacidos en tierras del municipio de Vimianzo, cuyas únicas huellas encontradas son dos viejas fotografías: una, en la que aparece con su esposa (primera imagen, publicada en la revista Alborada), y, otra, de dos de sus hijas Elena y Zulema (segunda imagen, publicada en la misma revista).

Santos emigró a la Argentina entre finales del siglo XIX o principios del XX, y fue socio de la ABC del Partido de Corcubión en Buenos Aires, asociación emigrante fundada en el año 1922.

Aparentemente, el soneirán Francisco Santos consiguió una respetable posición social en su destierro económico.

Y otro emigrante natural del mismo municipio, fue Daniel Sendón, soltero y labrador. Embarcó en el vapor Avon y salió de A Coruña para arribar a Buenos Aires el 20 de octubre de 1923. Una vez casado en tierras australes tuvo una hija llamada Arminda Sendón, descendiente que con el tiempo se casó con Ángel Racciopí.

Las raíces ya estaban plantadas.

En el año 1929 Daniel Sendón fue elegido directivo de la ABC del Partido de Corcubión, lo que nos hace pensar que sobrevivió a los cotidianos desafíos de la vida en el destierro. A cambio, igual que su convecino Francisco Santos, seguramente abandonaron para siempre los sueños de regreso.

Votación
0 votos
Comentarios

Vidas vimiancesas en viejas fotos