«Todo gira en torno a la morriña porque para mí mi abuela es eso»

Paula Ventimiglia, ilustradora argentina con raíces ourensanas, acaba de publicar su último libro inspirado en la historia de sus abuelos emigrantes


ourense / la voz

La historia de Morriña está contada con tinta china, acuarelas y la técnica gouache. No hay ni rastro de palabras. Solo ilustraciones. Su autora, Paula Valeria Ventimiglia Rodríguez (Buenos Aires, 1980) reconoce que se expresa mejor con los trazos y que prefiere dejarle las palabras a otros. «Mi abuela, prácticamente, me crio y viví sumergida en su historia y lo que ella me contaba de Galicia. Llegó a Buenos Aires casi sin saber leer y consiguió forjar una familia y salir adelante, pero nunca se olvidó de dónde venía. Ni podía ni quería», ahonda la artista.

La idea del libro que acaba de publicar surgió a partir de un viaje que hizo en el 2015 junto a sus padres y su hermano. «Realicé el camino justo a la inversa que mi abuela porque ella partió del puerto de Vigo y justo en esa misma ciudad fue donde yo aterricé. Ya solo por eso hubiera resultado emocionante. Pero luego, en auto, nos desplazamos hasta el pueblo donde nació ella y al de mi abuelo. Ambas casas siguen en pie, después de tantos años», recuerda sobre la aventura que sirvió de germen de las ilustraciones. «Cuando me bajé del auto no podía creer que ella llegó desde allí, en medio de la montaña, hasta el sur del planeta para buscar una vida mejor».

Su abuelo, natural de A Peroxa, pasó primero por Cuba, pero terminó recalando en Buenos Aires, a donde fue a parar también la protagonista de la historia, que cogió las maletas y sin saber si algún día regresaría a Casaio, atravesó el Atlántico sola. Una tarde, durante una fiesta organizada por la comunidad gallega exiliada en la capital de Argentina, se conocieron bailando. Un amor de provincia que cruzó el charco y surgió a semejanza de lo que Julio Cortázar escribió en Rayuela: «Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos».

«A él no lo llegué a conocer porque falleció cuando mi madre tenía 7 años, pero fue muy impactante encontrarme con toda su familia. Entendí mucho mejor de donde provengo. Y en parte este libro es un homenaje para mi abuela, pero también para mi abuelo», explica la nieta a escasos días de presentar su obra en la Feria del Libro de Buenos Aires. Será el día 26 de abril, en el recinto propio de la Xunta de Galicia, a las 18,00 horas.

Como muchos de los que emigraron, su abuelo no pudo volver a pisar Galicia, murió en el exilio. Sin embargo, su abuela volvió, una única vez, con el frío del último encuentro. «Ella tenía una hermana mayor que emigró a Bélgica y uno menor que se vino a Argentina después», aclara Ventimiglia. En 1980 las hermanas volvieron a abrazarse otra vez en Casaio (Carballeda de Valdeorras). En el origen. «Es la única vez que se vieron después de emigrar. Aunque mi abuela se volvió para Argentina. Yo acababa de nacer», puntualiza.

El viaje de la autora del libro -que publica Hércules de Ediciones- en el 2015 sirvió también para cerrar algunos interrogantes existenciales que tenía abiertos desde su infancia. «Cuando vine a Galicia entendí algunas costumbres que no sabía de dónde venían. Costumbres que comprobé que se repetían tanto en mi familia gallega como en la argentina. Te hablo por ejemplo de la comida. Comemos mucho y mi abuela cocinaba muchas cosas típicas de aquí», confiesa riéndose al otro lado del hilo telefónico.

Dos años después, en el 2017, el libro ya estaba casi listo. «La historia comienza cuando mi abuela todavía está en Casaio. Ahí explico lo que ocurre que la lleva a venirse para acá y cómo se las ingenia para sobrevivir y conocer a mi abuelo. Aunque no es una biografía exacta porque añadí algo de imaginación. Todo gira en torno a la morriña porque para mí mi abuela es esa palabra. Me la decía constantemente. Y tengo que reconocer que me encantaría, después de presentarlo aquí, poder volver a Galicia para hacer lo mismo. Porque creo que mucha gente se puede sentir identificada con algunos de los puntos que abordo», finaliza desde la capital bonaerense.

Votación
1 votos
Comentarios

«Todo gira en torno a la morriña porque para mí mi abuela es eso»