«Do Noso Lar», el álbum de Mondoñedo escrito por los emigrantes de 1923

Elaboraron un libro con la historia de su ciudad, su personalidad, su realidad, su paisaje, sus hijos ilustres...


Los emigrantes dieron a Galicia carta de naturaleza y señal de identidad. Y para eso crearon, o inventaron, sus tres símbolos más claros: la bandera, el himno y la Academia. Los de Mondoñedo hicieron lo mismo a escala local. Elaboraron un libro con la historia de su ciudad, su personalidad, su realidad, su paisaje, sus hijos ilustres… Porque los emigrantes podían ser objeto de burla, estar en situación de inferioridad social o necesitar de los países de acogida para trabajar y prosperar. Pero tenían un pasado, una historia, una cultura superior a la de los pueblos que los recibían. Y presumían de ello. Y eso les servía de cohesión.

Algo de ese orgullo estuvo detrás de la iniciativa Mondoñedo y sus Distritos, la sociedad de los mindonienses en Argentina, cuando publicaron en 1923 Do Noso Lar, un álbum de 96 páginas sobre el municipio. Se trata de una joya bibliográfica que, al tiempo, es una tarjeta de presentación, una imagen de marca y un auténtico DNI de Mondoñedo que las instituciones o el Concello deberían de reeditar. 

Se publicó con motivo de la fiesta de Los Remedios de aquel año. La idea surgió de una directiva que presidía Víctor Domenech y que formaban José Rey Rodríguez, vicepresidente; Jaime García Zapico, secretario; Manuel Fernández Díaz, secretario de actas; Antonio Losada, prosecretario; Florentino López, tesorero; Ramón Román Ramos, protesorero; Antonio Piñeiroa, José Fraga y Manuel Alonso, revisores de cuentas; y Ricardo Veiga González, José Mª Cendán, Manuel Guerrero; José Mª Maseda; José Mª Barros y Antonio García Salaverri, vocales. De su redacción y administración se encargó una comisión: Fernando Lorenzo Rico, Ricardo Veiga González, Víctor Domenech, Florentino López, Antonio Piñeiroa y Manuel Fernández Díaz.

La portada es una ilustración del dibujante Patricio Cayón y en sus páginas, además de semblanzas y artículos sobre la historia, el presente y el futuro de la ciudad, van retratos de vecinos ilustres y fotos de Mondoñedo, Alfoz, O Valadouro, Abadín, Lourenzá, Riotorto, A Pastoriza y Foz. Lleva tambien imágenes de Noriega y su hija mayor, Lence Santar, Veiga, el cura Manuel Somorrostro, el fotógrafo Pernas Salazar, Leiras, Villamil y Castro, el obispo de Riotorto Justo Rivas, el gaiteiro Couruxeiras, Patricio Cayón, José Polo Folgueira, delegado de la sociedad, una foto de cada directivo en 1923 y de los 26 que dirigieron la entidad desde fundación en agosto de 1920 hasta septiembre de 1923. Incluye, además, vistas de Mondoñedo, su Catedral, el salto de Tronceda, O Pasatempo, Os Remedios, la cárcel y el hospital, el Cantón, Os Pelamios, la empresa de mármol de Sasdónigas, A Fabega, el bosque de Montedarca, Masma, una montería en Sobrade (Abadín), fiestas de emigrantes, sus placas o La Mariscala, la cadena con que fue preso Pardo de Cela.

Nueve poetas de la ciudad episcopal y dieciséis poemas de otros autores

Do Noso Lar publica un trabajo de siete páginas de Lence Santar sobre nueve poetas de Mondoñedo. Son Antonio Mª de Castro y Neira, autor de villancicos. Luis Corral, farmaceútico, padre de los poetas Dimas y de José Mª Corral, sacerdote. Guillermo Alonso, abogado y poeta, fallecido en Mondoñedo en 1865. Francisco de Paula Buón (139-1872), presbítero que murió ahogado en Foz. Felipe Lence (1848-1913), poeta y prosista, hijo de Ramón Lence y tío de Lence Santar.

Leiras Pulpeiro y Noriega Varela

Leiras Pulpeiro (1854-1912) «excelente médico, inspirado poeta y un verdadero regionalista, humilde y amigo de los pobres». Era hijo del médico Vicente Leiras, de Lindín, y de Matilde Pulpeiro, de Ribadeo. Se casó con María Andía Villar, mindoniense, y tuvo varios hijos. En 1911 publicó Cantares Gallegos, «gala de la literatura regional según «Amor Meilán. De Noriega Varela (1869- ) dice que era «el poeta gallego de más fuste de los tiempos presentes».

Medalla de oro

Los emigrantes en Argentina le regalaron una medalla de oro que le impuso el 5 de julio de 1910 el ilustrado mindoniense José Mª de la Fuente Bolaño en una velada organizada por el Orfeón Pacheco. En 1904 publicó Montañesas y A Virxe y-a paisanaxe, cien cantares populares prologados por Basilio Alvarez y en 1920, Do Ermo. Y pensaba publicar ese año el libro Misticas.

Además de las semblanzas mencionadas, Do Noso Lar recoge en sus páginas las siguientes 16 composiciones poéticas: Tres sonetos de Salustiano Rodríguez Celeiro; Poema para mi patria, de Angeles Vázquez; A Esperanza, de Carré Alvarellos; Na morte de Montes, de Leiras; ¡Galego! de Miguel Revestido; De Ruada, de Noriega Varela; Retorno, de Jesús Calviño de Castro; Unha violeta, de Julio Rodríguez Meire; A miña terra, anónimo; Saúdo, de Carré Aldao; A Paula, de Lence Santar; A nosa terriña, de F. Salgado y López Quiroga; A sorte, de Leandro Carré; Improvisación, de Alfredo García Dóriga; Mentras canta a cautiva, de Rogelio Rodríguez Díaz; y los Cantares de Leiras Pulpeiro.

Villar Ponte pide ayuda para una fundación cultural gallega

El álbum contiene una docena de artículos de autores mindonienses o relacionados con la ciudad. Se inicia con un documentado trabajo de tres páginas, sin firma, con la descripción física y la historia de Mondoñedo. Gaspar F. Oitabén escribe Perfiles de Galicia, una exaltación lírica del país y Polo Folgueira su El despertar de Mondoñedo ya comentado. El que luego sería presidente de la Diputación de Lugo, Emilio Tapia, destaca las buenas dotaciones de la ciudad en el comentario Aspectos mindonienses y Ricardo Valcarce, en La sinceridad nos perjudica, defiende la obra de España en América.

Por su parte, Lence Santar detalla, en un ensayo de tres páginas, la historia del Santuario de los Remedios y Leopoldo Rojo escribe Por tierras gallegas donde resalta la riqueza del país y los males que lo paralizan, la ignorancia y el caciquismo. El viveirense Pla y Zubiri firma El gallego en América y Joaquín R. Rodríguez, Galicia en la pantalla, una llamada a crear una empresa cinematográfica gallega que permita publicitar el país. El mindoniense Fernando Lorenzo Rico, uno de los hombres más preclaros de la colonia, redacta La religión nos acerca a Dios y el también mindoniense Raúl Veiga González, Remembranzas, una visión nostálgica y evocadora de la patria chica. Entre los artículos incluidos destaca Pola cultura da nosa terra, en el que el viveirense Antón Villar Ponte pide apoyo para una iniciativa que está emprendiendo el Concello de A Coruña para crear la institución cultural Murguía-Rosalía.

Votación
0 votos
Comentarios

«Do Noso Lar», el álbum de Mondoñedo escrito por los emigrantes de 1923