Francisco Barro, hermano del industrial de Chavín y dueño de joyerías en Chile

MARTÍN FERNÁNDEZ VIVEIRO / LA VOZ

AMÉRICA

ARCHIVO MARTÍN FERNÁNDEZ

Los Barro, con 16 hermanos, eran una familia humilde de Viloalle-Mondoñedo

22 ago 2021 . Actualizado a las 19:40 h.

El Museo José Barro, que el miércoles se inaugura en Mondoñedo, viene a reconocer a un pionero de la industrialización de Galicia desde su fábrica de Chavín (Viveiro) y a ser un homenaje a la sociedad civil, emprendedora y creativa, de A Mariña. Los Barro, una humilde familia de Viloalle, salieron adelante sin más bagaje que la decisión, la inteligencia, el esfuerzo y el trabajo.

Uno de los 16 hermanos, Francisco, emigró a Chile donde fundó la cadena de joyerías más importante del país y fue el patriarca de una saga que hoy cuenta con varios miembros en la cima política, económica y social del país andino.

Vicente Barro Iravedra y Antonia González Portela eran un matrimonio de labradores de Viloalle (Mondoñedo) que, en el último cuarto del siglo XIX, tuvo 16 hijos de los que sobrevivieron diez: Justa, Concepción, Josefa, Consuelo y Remedios; y Francisco, José, Antonio, Ramón y David. No eran años fáciles y ninguno tuvo mucho tiempo para ser niño.

El padre era labrador pero tambien zapatero, curtidor, herrador y lo que se terciase para alimentar a su familia. A sus dos hijos mayores, Francisco y José, los envió con un hermano suyo llamado Antonio, que regentaba en Ferrol un pequeño taller de relojería, para que aprendiesen el oficio. Eso despertó en ellos un gran interés por la mecánica que llevó a José a ser precursor de la automoción y a Francisco a convertirse en un famoso joyero.

Francisco Barro González, que en Chile pluralizó su apellido, Barros- emigró a la Argentina en 1880 siendo casi un niño. Tuvo diversos oficios y se casó con Juana Luther Weber, una mujer de origen alemán. En 1910, el matrimonio se estableció en Chile y abrió en Santiago una joyería y relojería, al modo europeo, conocida con el nombre de “F. Barros”. El negocio tomó un nuevo impulso cuando uno de sus dos hijos, Francisco Barros Luther, inauguró otra, la Joyería Esmeralda, y constituyó la sociedad Casa Barros, la firma del ramo con mayor prestigio hoy en el país. Es líder de calidad, tiene varias tiendas de lujo y una presencia centenaria en el mercado. Al frente de ella está Gonzalo Barros, nieto del mindoniense, y sus hijas Amalia y Laura, la cuarta generación. Casa Barros es representante exclusivo de Bulgari, Rolex, Longines, Patek Philllipe y Lange&Söhne.