Mafalda Soto: «El verdadero asesino de los negros albinos en África es el sol»

Esta gallega desarrolla en Tanzania un proyecto que lucha contra el cáncer de piel


Ourense / La Voz

Hace seis años que Mafalda Soto llegó a África como cooperante. Allí tomó contacto con la realidad de los negros albinos y hoy es la responsable de un proyecto centrado en la lucha contra el cáncer de piel que afecta a estas personas. Desarrolla su labor en el principal hospital de la región del Kilimanjaro, en Tanzania. Este mes de enero distribuirán a 300 personas el tratamiento de una crema especial que fabrica con el apoyo de una oenegé canadiense y gracias a la colaboración del Colegio de Farmacéuticos de A Coruña, que ayudó a cofinanciar el laboratorio.

-¿Cómo es trabajar para un colectivo marginado en un país con tantas dificultades?

-Es complejo. De hecho esta Navidad, que estuve de vacaciones entre Santiago y Ourense, me pasé más tiempo colgada de las videoconferencias que descansando, porque de repente nos paralizaron en la frontera un cargamento de los productos químicos que necesitamos para hacer la crema. Después de tres años sin ningún problema, de repente cambia un funcionario y dice que las cosas hay que hacerlas de otra forma... Allí la burocracia es así. Es agotador.

-¿Tienen apoyo gubernamental?

-El hospital es estatal pero el proyecto es privado y lo que nosotros estamos intentando es que el Gobierno se implique. Esto tiene que quedar en manos de la gente de allí, porque ese es verdaderamente el futuro. Estuvimos reunidos en mayo con el ministro de Salud para que se incorpore el producto dentro de los servicios preventivos y también entrará Unicef a partir de este año, porque ellos tienen muchísimos mecanismos y experiencia para hacer presión.

-¿La falta de implicación tiene que ver con la persecución de los albinos?

-Me da bastante rabia que a nivel occidental siempre se destaque la cuestión de la persecución y asesinatos; que existe, pero es algo realmente residual. Entiendo que es mucho más morboso y funciona en los titulares, pero queda oculto el problema real de supervivencia que tienen. El verdadero asesino de los negros albinos en África es el sol. Solo el 10 % supera los treinta años de edad y apenas el 2 % pasa de cuarenta debido al cáncer de piel, pero esto no vende. Por eso nos cuesta tanto también lograr financiación.

-¿Tienen ellos conciencia de que necesitan esa protección?

-Poco a poco vamos avanzando en la educación, sumando médicos y maestros que nos ayudan desde sus consultorios o sus escuelas en esa labor, y también colaboran en la distribución del producto, aunque nosotros controlamos siempre los repartos para evitar desvíos. Pero hay que entender que ellos tampoco tienen medios y muchas veces ni siquiera conocimientos. No saben, por ejemplo, que un problema común de los albinos es que no ven bien y de ahí su altísimo fracaso escolar. Acaban condenados a trabajos residuales, la mayoría en el campo, donde soportan una exposición al sol peligrosísima.

Votación
0 votos

Mafalda Soto: «El verdadero asesino de los negros albinos en África es el sol»