68 médicos gallegos iniciaron trámites para irse a otro país en lo que va de año

La mayoría van a trabajar, aunque algunos lo hacen por temas de cooperación

Las condiciones laborales que ofrecen otros países favorecen la fuga de facultativos
Las condiciones laborales que ofrecen otros países favorecen la fuga de facultativos

Santiago / La Voz

Ardennes, una pintoresca localidad francesa a una hora y media de Bruselas, busca médicos de familia. Para ello ofrece apoyo económico de hasta 50.000 euros trabajando por cuenta propia, y una estimación de 6.900 euros al mes de ingresos durante los dos primeros años. Esta es una de las múltiples ofertas que los colegios médicos de España recogen en sus portales web. En los siete primeros meses del año 1.671 profesionales españoles solicitaron el certificado de idoneidad -imprescindible para colegiarse y trabajar en el extranjero- para irse a otro país. De ellos, 68 son facultativos gallegos, la mayoría colegiados en la provincia de A Coruña (38); 20 en Pontevedra; seis en Ourense y cuatro en Lugo.

No todos lo hacen para emigrar a otro país europeo. Este trámite también es necesario para ejercer como cooperante, así que dentro de este colectivo se incluyen los médicos que trabajan con oenegés. Según el cálculo de la Organización Médica Colegial, de los que han iniciado estos trámites en los siete primeros meses del año el 66 % lo hacen para salir a trabajar fuera de España, mientras que el resto se reparten entre cooperación, estudios u otros motivos. Pero la OMC alerta de que el número de certificados solicitados ha subido un 20 % en relación al mismo período del 2018. La tendencia es creciente desde el 2012, y por los datos provisionales del 2019 se espera que siga la línea ascendente este año.

Pese a estas cifras, en los colegios gallegos no ven una fuga de médicos al extranjero. Desde el de Lugo aseguran que las ofertas de empleo de otros países que llegan son escasas y de organismos privados. De hecho, hace años que no se registran bajas para irse a Portugal, como ocurría hace años. En Ourense la respuesta es similar: no hay aumento significativo de las ofertas que llegan y no ha habido huida a Portugal. Es más, volvieron dos facultativos que estaban en el país luso después del llamamiento que hizo el Sergas para atraer a profesionales.

¿Y a dónde se van los médicos que deciden hacer las maletas? A Reino Unido y Francia fundamentalmente, aunque también aparecen como destinos Irlanda, Italia y Alemania. En cuanto al país no europeo para el que se tramitan más certificados, Emiratos Árabes está a la cabeza a nivel estatal, y le siguen Canadá y Estados Unidos.

No todos los colegios cuelgan ofertas de empleo de otros países. El de Pontevedra por ejemplo sí lo hace. Una de las últimas es del pasado 24 de julio para trabajar como especialista en oftalmología en Francia. Se trata de una empresa privada que exige conocimiento de francés y ofrece un salario orientativo -se supone que bruto- de 250.000 euros al año. Lo cierto es que casi todas las ofertas que recogen los colegios son de empresas privadas, aunque sea para trabajar en centros públicos. Por ejemplo, el de Huesca publica la propuesta de una empresa que gestiona contratos en Francia en distintas especialidades como anestesia, cardiología, medicina de familia, neumología, rehabilitación o cardiología, entre otras. La remuneración mínima es de 4.000 euros netos sin guardias en hospitales públicos, y seis mil en estructuras privadas.

Desde el colegio de Ourense recuerdan que aunque los facultativos gallegos tienden a quedarse y aprecian la sanidad pública, la comunidad corre el riesgo de perder profesionales «y si las condiciones laborales no mejoran, será inevitable», apuntan.

Votación
0 votos
Comentarios

68 médicos gallegos iniciaron trámites para irse a otro país en lo que va de año