España une las instalaciones del ICEX y del Instituto Cervantes en Shangái

Efe

ACTUALIDAD

La directora de la institución cultural asegura que no se va a reducir plantilla

10 dic 2013 . Actualizado a las 11:37 h.

Las instalaciones de la Oficina Comercial de España en Shanghái, vinculadas al Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), se trasladarán en el 2014 al edificio que ocupa la Biblioteca Miguel de Cervantes del consulado español en la ciudad oriental, gestionada por el Instituto Cervantes.

Así lo ha confirmado el propio Consulado General de España en la capital económica de China, que explicó que se aprovechará el espacio libre en el edificio de la Biblioteca, que ya no precisa de aulas propias allí, pues ahora sus clases de español homologadas y bajo la marca Cervantes se ofrecen en un centro chino. La sala de actos, exposiciones y conferencias del edificio, gestionada hasta ahora por el Cervantes, pasará a ser compartida también con el ICEX como espacio para encuentros de negocios, y la Biblioteca, que se mantiene, pasará de su actual programación cultural mensual a la organización de actividades puntuales.

«Este redimensionamiento es oportuno en el sentido de que podemos prescindir de una parte de los locales, porque para qué vamos a estar pagando a tiempo completo unas aulas que estamos utilizando solamente en parte», dijo Inmaculada González Puig, la directora del Instituto Cervantes en China.

El Cervantes empezó a introducir su marca como institución docente del español en Shanghái en mayo pasado, al aliarse con la compañía estatal Corporación Internacional de Tecnología de Recursos Humanos de China (CIIC, en sus siglas internacionales). Por el momento, el Instituto Cervantes tiene su único centro educativo propio de China en Pekín, ya que el país asiático no permite que las instituciones de este tipo tengan más de una sede en su territorio si cuentan con financiación totalmente estatal. En Shanghái, desde el 2007 la institución ha mantenido como embrión de un futuro centro educativo lo que oficialmente es la Biblioteca «Miguel de Cervantes» del Consulado General de España en Shanghái, que funciona como un centro cultural para la difusión del idioma y la cultura hispanohablante en la capital económica de China.

Tras años de espera en vano a que se autorice la apertura formal de un centro de enseñanza propio del Cervantes en Shanghái, su alianza con CIIC permite que se den allí cursos homologados por la institución española, que pone su marca y supervisa el control de la calidad y elige los profesores, todos nativos y formados para ello.