«Aquí discutimos; el inglés negocia»

No quería irse de Ourense y hoy trabaja en el canal de viajes de la BBC


Ourense

Cuando tenía doce años sus padres lo mandaron a un programa de intercambio en Francia. Lo pasó tan mal que, nada más bajar del avión, les pidió llorando que nunca más lo obligasen a irse de Ourense. Una década después su mentalidad cambió y , tras unas vacaciones en Londres, regresó conquistado por la sociedad anglosajona con el objetivo de terminar la carrera y regresar a Inglaterra.

?Terminar periodismo en España y trabajar en la BBC de Londres, ¿no es un milagro?

?Es suerte. Me fui a la aventura, sin experiencia, y después de unos meses duros empecé en una agencia de publicidad actualizando páginas web. A los tres meses la BBC sacó plazas para gestionar bases de datos en un sistema centralizado para radio, televisión e Internet. No era un gran trabajo, pero era una oportunidad. Empecé trabajar para C-BBC, el departamento de niños de la cadena, y aunque el trabajo era más de gestión de contenidos, me sirvió para conocer este mundo.

?¿Cómo fue el salto a los viajes?

?El canal infantil llevó la sede a Manchester pero el norte de Inglaterra tiene un clima terrible, así que pedí trabajo en el canal de viajes. Allí gestiono la página y las comunidades de viajeros que están suscritos y que piden información o comparten material de sus viajes, y también las comunidades que tenemos en Facebook en Twitter...

?¿Es el nuevo periodismo?

?Si. Es el periodismo impuesto por las nuevas tecnologías. Las empresas diversifican contenidos y hay más interactividad con los usuarios, los consumidores de la información, que no se limitan a asimilar lo que se les ofrece sino que participan, opinan y aportan contenidos.

?¿Cambió la imagen del inglés con periódico bajo el brazo?

?No. Es curioso pero allí todo el mundo, sea cual sea su extracto social, lee diariamente al menos un periódico, desde el albañil al banquero, y hay cabeceras para todo tipo de gustos y gente.

?Hablando de estereotipos, ¿son tan estirados como dicen?

?Son distintos a nosotros, de hecho aquí yo siempre pensaba que era un tipo bastante tímido y reservado y allí me dicen que soy muy extrovertido. A mi me conquistó su sentido del humor, incluso la sátira política que allí en la televisión se ve mucho. Ellos reflejan la afectividad de otra manera, son menos explosivos, digamos.

?Pero el 15-M de aquí fue un cuento de hadas comparado con las batallas de Londres.

?Fue muy impactante pero muy aislado, no tuvo respaldo real y fueron muy contestados por los propios jóvenes y por toda la sociedad. Allí no les gusta armar escándalo. No son como los franceses o nosotros mismos. No hacen revoluciones, pero no son conformistas, es una sociedad muy avanzada pero avanzan con otros métodos.

?¿Cuáles?

?Por decirlo gráficamente: mientras aquí discutimos, allí negocian. Todo lo llevan por vía parlamentaria, tienen una amplia tradición democrática y se nota en el debate político, que por cierto se retransmite a través de un canal de televisión propio..., y la gente lo ve!

?¿Es la democracia perfecta?

?No, no. De hecho el sistema electoral tiene muchos fallos. Pero el político tiene un sentido del honor victoriano. Se dan muchas explicaciones de todo y cuando se destapa algún escándalo, dimiten y se van, porque los propios partidos no tienen problema en cortarles la cabeza.

Votación
0 votos

«Aquí discutimos; el inglés negocia»