La mitad de los gallegos en el extranjero descartan regresar pronto

Más de 360 personas comparten con La Voz sus experiencias fuera de la comunidad

Pocas semanas después de dar a luz, su marido se quedó en paro. Es ingeniero y la crisis del ladrillo les pegó fuerte. La solución, hace ya cinco años, fue cambiar sus vidas y poner rumbo a Ciudad de México. «Dos niños, cuatro maletas y muchísimo dolor. Creo que lloré las doce horas que duró el vuelo», cuenta a La Voz de Galicia esta mujer de 41 años. El suyo es uno de los más de 360 relatos personales compartidos a través de un formulario publicado en la edición digital de este periódico, donde los gallegos trabajando en el extranjero trazan un perfil de la nueva generación de emigrantes.

La mitad de los gallegos en el extranjero descartan regresar pronto