Publicidad
Publicidad

Un experto en derecho de negocios

El joven abogado pontevedrés fue galardonado por un trabajo sobre el brexit y sus consecuencias jurídicas

Pontevedra / la Voz, 12 de septiembre de 2017. Actualizado a las 05:00 h. 1

0
0
0
0

Alberto Escobar tiene 23 años, su expediente académico es espectacular y el futuro profesional que le espera no lo es menos. La Voz le sigue la pista desde el Instituto Sánchez Cantón de Pontevedra, donde destacó como un alumno brillante, igual que en su etapa universitaria y de posgrado. Fue premio Nacional de Bachillerato, se graduó en Derecho en la Universidad de Santiago como primero de su promoción y con premio extraordinario, acaba de finalizar un Máster en Derecho en la Universidad de Oxford, donde mereció también la distinción de mejor alumno del curso en su disciplina, por no citar otros méritos como el de haberse proclamado en 2015 en Colombia subcampeón mundial de debate en español o el de haber sido asesor de la Embajada de Estados Unidos en España para temas de juventud en 2013.

Pero la cosa no termina ahí. Este joven abogado pontevedrés ha sido galardonado este año con el Premio José María Cervelló de Derecho de los Negocios, un certamen que tiene como objetivo fomentar el estudio y la investigación jurídica y que convocan cada año el Instituto de la Empresa (IE) y el grupo jurídico Ontier Internacional, que preside Adolfo Suárez Illana.

El tema sobre el que debían versar los trabajos presentados a esta undécima edición era el brexit y las consecuencias jurídicas de la salida del Reino Unido de la UE para las empresas. Y es obvio que Escobar Rivas lo bordó. «Bueno, la experiencia del máster que hice este año en Oxford sobre Derecho de la Unión Europea y Derecho Comparado me facilitó mucho la investigación sobre el tema; la verdad es que tuve mucha suerte y el reconocimiento fue fantástico», comentó Alberto.

Sobre las conclusiones de su trabajo sobre el brexit explicó que «las ramificaciones jurídicas son muy complejas y para conseguir una solución satisfactoria para las dos partes tiene que haber un acuerdo». Ese acuerdo pasaría «por garantizar el respeto a los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido y de los británicos en el resto de Europa; por garantizar también la seguridad del tráfico jurídico y las transacciones, y por que las empresas de finanzas inglesas puedan seguir operando en el resto de Europa», añadió sin entrar en tecnicismos.

Durante su estancia académica en Oxford, becado por la Fundación Lady María Allen and Linares Rivas Scholar, el abogado pontevedrés describió el ambiente que percibió allí sobre el brexit como de «desolación y de incredulidad». «Oxford se puede decir que es una burbuja dentro del Reino Unido, de las ciudades más europeas que hay, de las más abiertas, de las que mejor recibe a los extranjeros, de las que más diversidad tiene... y que de repente se queden fuera de la UE, cuando fue de las ciudades que más votó para quedarse, fue un shock».

 

Abogado del Estado

Tras su etapa inglesa de formación, de la que dice haber disfrutado muchísimo, Alberto vive ahora en una residencia de estudiantes de A Coruña, donde ha comenzado a preparar oposiciones para Abogado del Estado, una meta que asegura que se tomará con tranquilidad. «Hay que estudiar mucho antes de presentarse y acabo de empezar a prepararme», señaló. «Supongo que me presentaré en dos o tres años, no tengo prisa, me lo voy a tomar con calma porque es muy duro, es una carrera de fondo».

Sus planes son dedicarle a la oposición un mínimo de ocho horas al día, sin renunciar al ocio y la diversión. «Si te organizas bien hay tiempo para todo», dice. En A Coruña hizo las prácticas de la carrera y en esta ciudad se siente muy a gusto. «Además, aquí vive mi abuela y es una oportunidad estupenda para estar más con ella».

Cuando le hablan de su espectacular currículo, lo que le sale de dentro es sacarse méritos. «Como dice mi madre, es fácil ser buen alumno si tuviste buenos maestros, o sea que el mérito es también de mis profesores, de mi familia...». Nobleza obliga.

Desde muy pequeño, Alberto Escobar ha sido un lector voraz y siempre se consideró más de letras que de ciencias, aunque está en contra de esa clasificación de los estudiantes. Quizás fue su sentido innato de la justicia lo que le inclinó a estudiar Derecho, aunque en su momento también barajó hacer Historia del Arte o Filología Inglesa.

Comentarios 0

Este proyecto ha sido cofinanciado por