«Tanto a Unión Europea como Suíza necesítanse un ao outro»

Expectación entre los gallegos sobre las consecuencias de la ruptura de las negociaciones del acuerdo marco con Bruselas

Alfonso Gómez y Xose Abelenda, en una foto de archivo del 2019
Alfonso Gómez y Xose Abelenda, en una foto de archivo del 2019

Carballo / La Voz

La política suiza, tan compleja y diversa como sus 26 cantones y su representación federal, tiene siempre un efecto directo sobre Galicia, en los más de 41.000 gallegos (la mitad, de la provincia coruñesa) de primera y segunda generación que residen en el país, y todos aquellos que van y vienen con regularidad casi a diario por tierra y aire. Así que las relaciones de Suiza con la Unión Europea tienen siempre un efecto directo y palpable entre los gallegos.

Y justamente esas correspondencias están ahora en entredicho, con la ruptura unilateral por Suiza, esta misma semana, de las negociaciones para llegar a un acuerdo marco que incluya todos los asuntos que afectan a las dos partes: libre circulación de personas, transporte, comercio... Hasta ahora, desde hace unos 20 años de promedio (hay variaciones mínimas) estos asuntos se regían por acuerdos bilaterales específicos, pero la UE busca una integración que se acerca a una relación casi de tú a tú, pero con lo que se va a encontrar es con una especie de brexit (que no es tal) o, en el mejor de los casos, que todo siga igual y no se actualice nada. ¿Y qué opinan los gallegos? De momento, el tema aún se debate en las altas esferas, muy poco o nada a pie de calle.

Siempre hay un plan b

Alfonso Gómez, de Corme, miembro del Ejecutivo del cantón de Ginebra, del que será vicepresidente el año que viene y alcalde de la ciudad en el 2023, señala que «vaise empezando a falar, pero pouco, porque a xente irase dando conta de todo o que isto supón» en las relaciones de todo tipo. Cree que en las negociaciones siempre hay un plan b. «Tanto a UE como Suíza necesítanse un ao outro», explica. Otra cosa es en qué medida.

Xosé Abelenda, de Santa Comba, inspector en el sector TIC con el sindicato Syndicom, cree que si los acuerdos de integración saliesen adelante, los trabajadores que se incorporan perderían mucho, pues, por ejemplo, se validarían los salarios de origen y no los que se marcan en Suiza (los de cualquier otro país de la UE son muy inferiores). Y también limitaría mucho la labor de la inspección sindical de los desplazados, entre otros problemas. Las condiciones laborales, en suma, empeorarían mucho si el acuerdo marco saliese adelante.

José Manuel Otero Duarte, que fue presidente del Consejo de Residentes Españoles en Berna -Basilea y del centro gallego de Lyss, además de ser miembro de sección del Unia (principal sindicato del país), indica que se trata de un tema sobre el que necesariamente habrá que tener vigilancia, pero que por ahora solo se conoce a través de los medios o alguna nota de la embajada, más allá de conversaciones particulares.

Iván Morales
Iván Morales

El debate sobre los efectos en el sector empresarial sobre posibles cambios no existe de momento, según Iván Morales. Este hijo de emigrantes de A Laracha y Cabana, cada semana recluta a gallegos para trabajar en la construcción a través de una empresa de trabajo temporal de Basilea.

José Arcos Pazos, de Xinzo, que tiene una importante consultoría en Zúrich por la que pasan decenas de emigrantes, asegura que estos temas todavía no forman parte de las inquietudes los trabajadores con los que trata, nada que ver con otros clásicos como las tributaciones o la doble imposición por los bienes en ambos países, cuestión que además tiene variaciones en función del cantón en el que se resida.

 

Votación
1 votos
Comentarios

«Tanto a Unión Europea como Suíza necesítanse un ao outro»