ourense

No hace falta cruzar el charco para descubrir que México es mucho más que Frida Kahlo, que ya es decir. Un país con un bagaje cultural tan amplio que es capaz de empaparse de más de cincuenta pueblos indígenas. Tacos, enchiladas y sopes; bien de mariachis; cervezas Pacífico o Coronas; y banderitas de todos los colores como los que visten al pueblo mexicano, se mimetizaron este viernes entre los cientos de personas, emigrantes retornados o no, que acudieron a Avión con el fin de disfrutar de su fiesta cultural más internacional. Y es que el municipio celebró la edición número quince de la Fiesta Mexicana, con la que no solo rinde homenaje al país que acogió a gran parte de su población, si no que llega a convertirse por un día en el estado número 32 del territorio azteca. Aunque, en la inmensa mayoría, la fiesta tuvo acento gallego, también hubo ese deje cantarín y melódico del tono centroamericano.

Y es que Avión sabe de México, pero México también sabe del municipio ourensano. Casi 20 minutos de espera para degustar una gringa de verdad. «Pero es que el sabor es auténtico», afirma Montserrat Giovanini, directamente llegada desde el DF. Como ella, fueron muchos los mexicanos que desde Campeche o desde Oaxaca llegaron con ganas de regresar por un rato a los olores de sus manjares más autóctonos. El ácido del pico de gallo se mezcló con el humo que asaba lentamente la cochinita. Todo ello acompañado de algunos gallegos atrevidos que, con un poco de morriña, y abrazados entonaban rancheras como La Adelita o Si nos dejan. Porque, como bien dice, entre México y Avión si les dejan: «Nos vamos a querer toda la vida».

Votación
0 votos
Comentarios

Avión, territorio azteca