Los retó el mundo y ellos eligieron Galicia

Después de haber vivido por trabajo o estudios en distintos lugares del mundo, estos cuatro emprendedores eligieron su tierra para proyectar y lanzar su propio negocio


REdacción / La voz

Los jóvenes que aparecen en esta crónica son cuatro emprendedores que, después de haber vivido por trabajo o estudios en distintos lugares del mundo, eligieron Galicia para proyectar y lanzar su propio negocio. Iago Radío obtuvo el título de ingeniería que lo llevó a trabajar en grandes multinacionales del sector petrolero con centro de negocios en ciudades como Londres, donde vivió varios años. Cuando ya estaba casado, con una hipoteca y venía de camino su primer hijo, Radío decidió que quería montar su empresa. El emprendimiento -piensa- se hace en el aquí y ahora, no hay que poner excusas que dilaten la decisión a futuro. Así que constituyó su compañía, a la que llamó Paporroibo Tés e Infusiones. Esta se convirtió en su herramienta para meterse de lleno en su pasión: el mundo del té gourmet, ecológico y de alta calidad. Vende en España y Francia, y creciendo. Tiene claro que a sus futuros colaboradores no les dará órdenes, pero sí les pedirá propuestas de proyectos que mejoren el negocio.

Como el primer protagonista, Alejandra Montenegro también se ayudó de la Fundación Ronsel para crear su empresa. Lo decidió después de haber vivido en Madrid, adonde se marchó en busca de nuevas experiencias laborales como fisioterapeuta, un área de la economía en la que no suele haber falta de trabajo. Pasado un tiempo en la capital, la joven reconoce que, quizá motivada por el ambiente de directivos y empresarios en el que se movía, decidió emprender. Su proyecto se denomina FisioAdvisor, una plataforma en la que el usuario puede elegir el profesional teniendo en cuenta el tipo de dolencia, precios y disponibilidad. FisioAdvisor, que lucha contra el intrusismo profesional difundiendo solamente perfiles de fisioterapeutas colegiados, fue seleccionada como start-up participante en el programa Explorer del Banco Santander en colaboración con 50 universidades españolas. Tuvo una estancia en Silicon Valley, donde el aprendizaje fue brutal.

Lara Prendes, de carácter firme y decidido, estudió diseño de moda. Esta pasión la llevó a trabajar en una gran multinacional del sector, pero sus inquietudes, su visión de la vida le impulsaron a dar carpetazo y poner en marcha Despensa 77, donde no existen los plásticos y se venden a granel cientos de referencias como legumbres, arroces, pastas, especias, muesli ecológico... Su compañía tiene el ADN muy definido: un consumo responsable, que haga que el usuario compre solo lo que necesite y que a lo largo del proceso de venta no se generen residuos.

Escola Galega de Teatro Musical es el proyecto empresarial fundado por Sara Pérez, una joven que se tuvo que ir a estudiar en Madrid porque en Galicia no había lo que ella buscaba: el teatro musical. Ahora ya existe la opción en la tierra que ama y de la que se marchó obligada.

Votación
0 votos
Comentarios

Los retó el mundo y ellos eligieron Galicia