El ocaso de los centros gallegos en Europa

En los registros de la Xunta ya solo figuran 27, algunos con cierre avisado

No suben a un autobús sino a un avión. No llevan un papel con una dirección y un número de teléfono, sino un smartphone. Y en lugar de llevar memorizadas un par de palabras extranjeras, suelen dominar al menos un idioma que no es el de sus padres. Hay diferencias pero un nexo común: la maleta que muchos gallegos siguen haciendo para buscarse el porvenir en otro país europeo. Según el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE), a 1 de enero de este año, casi 57.000 personas nacidas en Galicia estaban registradas en algún otro estado del Viejo Continente. La cifra supera las 110.500 si se les suman los descendientes de gallegos, nacidos ya fuera de la comunidad.

El ocaso de los centros gallegos en Europa