«Si hacen el canal de eslalon, vuelvo a casa»

DEPORTISTAS

Los gallegos Mario Otero, Daniel Pérez, Ainhoa Lameiro y Manuel Ochoa durante el último mundial de eslalon.
Los gallegos Mario Otero, Daniel Pérez, Ainhoa Lameiro y Manuel Ochoa durante el último mundial de eslalon.

Las referencias gallegas de esta disciplina, que se entrenan en Seo de Urgell y León, consideran imprescindible la construcción de la infraestructura que la Xunta proyecta en Bora

07 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Luis Fernández (Salceda, 1997) fue el primer piragüista gallego que logró una medalla mundial en eslalon. Se trajo un bronce de la final sub-23 en Perth (Australia) en el 2014. Se marchó a Seo de Urgell desde Pontevedra al terminar la etapa juvenil, como sucede con todos los que pretenden progresar en este deporte, y hace tres años decidió regresar. «Volvín a Galicia por unha cuestión persoal. Non o estaba a levar nada ben alí e decidín que prefería estar preto dos meus aínda que houbera que adaptarse». Ahora se entrena por su cuenta, con un técnico desde el País Vasco con el que comparte impresiones virtuales. «As veces vou como externo a León e o resto do tempo adestro en augas tranquilas ou buscando algunha corrente como cando chove en Mondariz». Volver le vino bien por una parte: sus resultados mejoraron cerca de los suyos. Por la otra, no tanto: «Se tiveramos aquí instalacións para poder adestrarnos sería todo máis fácil». Fernández saluda con expectación el proyecto del canal en Bora, Pontevedra, que proyecta el ejecutivo gallego.

En Seo, la catedral española del piragüismo eslalon por ser el único centro que cuenta con instalaciones convalidables con las olímpicas, comparten actualmente estancia Manuel Ochoa (Tomiño, 1998), Ainhoa Lameiro (Salceda de Caselas, 2000) y Daniel Pérez Cortegoso (Salvaterra, 2002). Ochoa, subcampeón de España y también con experiencia mundialista, es el más veterano. «A escola galega está marcada por non ter lugares habilitados para remar en condicións. Temos que suplir as nosas carencias con outras cousas como capacidade física, pero estamos en desvantaxe. A certo nivel necesitas xa unhas condicións, que os rivais non se comen os mocos».

Ainhoa Lameiro coincide. Mientras estuvo en el centro de Pontevedra se las ingeniaba para entrenarse en el Ulla, a su paso por Padrón, en Mondariz o en plena ría. Cuando despuntó, se tuvo que marchar. Por equipos, se proclamó subcampeona del mundo absoluta y subcampeona de Europa sub-23. Tiene la novena plaza mundial en su categoría.

Galicia, potencia mundial

«Somos una potencia mundial y para seguir siéndolo sería un gran paso construir ese canal. Los vascos tienen cerca el de Pau. Nosotros no tenemos nada. Ayudaría un montón, ya no solo para desarrollar el piragüismo en Galicia, también para tener más alternativas en España».

«A ver si es verdad que se hace. Desde que practico piragüismo lo llevo escuchando. Si hacen un canal en Galicia y está adecuado, con calidad, no me lo pienso dos veces. Yo me vuelvo a casa», reconoce Daniel Pérez, que lleva cuatro años en Seo de Urgell y alcanzó la final mundial sub-23 en su primer año en la categoría, firmando la novena plaza. «Al principio se me hizo duro adaptarme. Me frustraba en el agua. Ahora ya estoy mejor, ya lo tengo más dominado», confiesa.