Este proyecto ha sido cofinanciado por

Miguel Méndez: «Entiendo que estoy en el puesto de trabajo más envidiado del mundo»

El vigués suma 16 títulos como técnico y considera que siempre ha sabido elegir destino en su carrera


vigo / la voz

Miguel Martínez Méndez (Vigo, 1967) es el señor de los títulos en el baloncesto femenino. Lleva 16 en total en su etapa de técnico en España, Italia y Rusia, el último, su segunda Euroliga ganada en la noche del domingo con el Ekaterimburgo, formación de la que se hizo cargo en enero del 2018 y con la que suma cinco títulos.

-¿Qué se siente siendo dos veces campeón de Europa?

-Lo mismo que cuando eres una vez, pero muy contento de que todo haya salido bien y de poder cerrar el círculo en el sentido de que hemos hecho una gran liga regular en la Euroliga y en el fin de semana que tocaba hemos estado al mismo nivel que durante el año y eso no es fácil de conseguir.

-Y además ganando la final muy sobradas, lo que no es normal.

-Hicimos un partidazo y todo salió muy bien. Estuvimos acertadas de cara al aro, jugamos con un 60 % de tiro que es una burrada y todo salió perfecto.

-Llegó a Rusia en enero del 2018 y en un año y tres meses suma cinco títulos, aunque tenga un equipazo, eso ni en sueños.

-Ni en sueños. El sueño era tratar de cambiar la dinámica que había el año pasado e intentar de hacer el equipo más parecido a mi baloncesto. Tratar de jugar como a mí me gusta y adaptándome también yo a ellas porque son jugadoras de primer nivel mundial.

-Además de ganar, dicen los expertos que juegan de cine.

-Especialmente este año estoy muy contento porque hemos jugado realmente como un equipo. Llevamos casi 30 asistencias por partido, jugamos mucho sobre pase y muy poco sobre bote, muy dinámico, con mucho contraataque y transición, jugamos con muy pocas situaciones de cinco para cinco y la verdad es que estamos jugando muy bien. Estábamos muy contentos con el juego pero conozco mi trabajo y tengo claro que todo pasa por cómo responda tu equipo en las grandes citas, pero el camino también es importante.

-¿Cómo se gestionan tantos egos en un equipo de estrellas?

-De una manera muy natural. Es verdad que entreno a grandes jugadoras, a caracteres fuertes porque son deportistas de élite y son de lo mejor de cada casa, pero son grandes profesionales y quieren ganar. Tienen claro que todos deben seguir el mismo camino y nos hemos puesto de acuerdo de una manera fácil. Para bien o para mal el que tiene que marcar el camino es el entrenador y todas se han convencido de la forma en la que queríamos jugar y eso no siempre sucede. A lo largo de mi vida deportiva he tenido la suerte de entrenar a grandes talentos y estas no dejan de ser personas, aunque especiales y de élite, y grandes personas.

-Dice su hermano que no se sabe vender, ¿es cierto?

-Mi hermano es sabio pero yo no entiendo esto de vender. Soy una persona muy de pueblo, muy de barrio y no necesito más que la tienda del lado de casa, no busco grandes cosas.

-Pero con estos números no es necesario venderse.

-Yo creo que en general no es necesario venderse, lo que habla de ti es tu trabajo. Alcanzar la fama es relativamente fácil si tienes un altavoz y el prestigio es otra cosa. El significado de esa palabra es completamente diferente a la palabra fama y el prestigio te lo da tu trabajo y el resultado final.

-Títulos en España, Italia y Rusia, ¿qué más le queda?

-Seguir disfrutando de mi profesión y seguir trabajando. Entiendo que estoy en el mejor puesto de trabajo que hay en el baloncesto femenino, en el puesto de trabajo más envidiado del mundo en baloncesto femenino y mi tarea es intentar hacerlo lo mejor posible y con los pies en el suelo porque tengo claro que no siempre se consiguen títulos. Pienso que he tenido mucha suerte a lo largo de mi carrera, creo que también he sabido elegir a las personas para las que quería trabajar y es una de las cosas que las que estoy orgulloso, siempre he trabajado para grandes personajes del mundo del baloncesto y me han ayudado mucho a formarme y en convertirme en la persona que soy ahora.

-¿Qué será lo próximo?

-Pues el sábado ya comenzamos la final de la liga rusa.

-¿Y en Vigo para cuándo?

-Pues espero estar para el día de la madre, sino me tirarán de las orejas.

-Y mientras pendiente de la fase de ascenso del Celta.

-Seguro que van a competir aunque tienen muchos problemas en forma de lesiones.

Votación
0 votos
Comentarios

Miguel Méndez: «Entiendo que estoy en el puesto de trabajo más envidiado del mundo»