«¡Vinieron los Reyes Magos!»

La expedición Guinea Salud, con 10 médicos gallegos, recibe como agua de mayo la carga de Farmamundi para operar. Un problema de desabastecimiento retrasó la llegada


A Coruña / La Voz

Con un expresivo «¡Vinieron los Reyes Magos!» y algún que otro «¡Olé!» se celebró este martes en Guinea Ecuatorial la llegada de unos paquetes que realmente son todo un regalo para las comunidades más empobrecidas, y mayoritarias, de un país del que mana el petróleo pero la distribución de la riqueza sigue enterrada.

La expedición humanitaria Guinea Salud, en la que diez de sus doce médicos son gallegos (seis de ellos del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña), recibió en la madrugada del martes el cargamento de fármacos necesarios para completar la actividad asistencial y quirúrgica prevista en el país centroafricano. Fue un problema de desabastecimiento la causa de la demora de una semana en la llegada de los medicamentos, que el equipo esperaba recibir el sábado día 15 de junio y que finalmente aterrizaron en Malabo el 22. A Mongomo, donde se encuentra el policlínico Virgen de Guadalupe en el que están trabajando, llegaron en la madrugada del martes.

Desde Farmamundi, la oenegé que distribuye medicinas para fines humanitarios en todo el planeta, subrayaron que «de acuerdo con la legislación vigente, cuando alguno de los medicamentos a exportar se encuentra puntualmente desabastecido en el mercado nacional no se autoriza su salida a otros países, como en este caso ocurrió con el metamizol solución inyectable», un analgésico utilizado, entre otros, por los anestesistas.

Además de agradecer la colaboración de Sanidad Exterior de Valencia (de donde salió el cargamento) en todo el proceso, institución a la que consideran un «aliado clave» y que desligan totalmente del bloqueo de la mercancía, Farmamundi apunta que la demora en el envío obedeció a la necesidad de reiniciar todo el proceso de tramitación de los permisos de exportación. 

Ingenio y experiencia

«Si los fármacos no llegan hoy -comentaba el lunes uno de los miembros de la expedición- va a ser muy complicado poder seguir operando, estamos pensando en viajar alguno de nosotros a Bata (a 200 kilómetros de Mongomo) para ver si conseguimos alguna medicación». No es difícil comprender, pues, la alegría por la entrega entre un equipo médico que en esta semana de demora ha ido paliando la falta de los medicamentos recurriendo, a menudo, al ingenio y la experiencia. «Hemos ido reconvirtiendo algunos anestésicos locales para hacer espinales», indicaban. Además, por fortuna «fuimos arreglando porque el propio hospital -propiedad de la primera dama, Constanza Obiang, y de gestión privada- nos dejó utilizar los que tenían ellos en stock y porque en nuestras maletas ya traíamos nosotros algunos», explicó Enrique Rodríguez, el veterano anestesista del Hospital A Coruña que encabeza el proyecto Guinea Salud. 

La llegada a mitad de la estancia prevista de una cirujana más, que se incorporó el sábado, resultó en este sentido casi providencial, ya que a medida que pasaban los días y viendo que la mercancía podía retrasarse, «hablamos con ella para que metiese en su equipaje toda la medicación que pudiese conseguir».

Ahora, con el apoyo recibido con la entrega de Farmamundi, la actividad clínica y quirúrgica continuará si cabe a mayor ritmo del casi frenético ya imprimido por los facultativos, que desde el primer día fueron recibidos a su llegada al Virgen de Guadalupe, un centro moderno e infrautilizado dado el casi imposible acceso para la población general, por más de un centenar de personas agolpadas a las puertas a la espera de poder ser vistos por los médicos españoles.

Doce especialistas para casi 200 operaciones y más de mil consultas

El lunes el equipo español había visto en consultas a alrededor de un millar de pacientes y rondaba, pese a los problemas con los medicamentos, el centenar de operaciones realizadas, número que esperan casi duplicar en los días que les restan en Guinea Ecuatorial. Impulsado por el jesuita nativo Crisanto Ebang, en el proyecto Guinea Salud se integran del Chuac los anestesistas Enrique Rodríguez y María Vilela, el cardiólogo Jorge Salgado, la cirujana pediátrica Teresa Dargallo, el pediatra José Ramón Borrajo y la dermatóloga Rosa Fernández. Junto a ellos, los ginecólogos Luis Alba, del Álvaro Cunqueiro, y Fátima Martínez, santiaguesa que trabaja en Madrid, además de los médicos de Atención Primaria Susana Aldecoa y Jesús Sueiro, de Vigo y Santiago, el otorrino Chema Anda, de Vitoria, y el cirujano Joan de la Cruz, de Mataró.

Votación
0 votos
Comentarios

«¡Vinieron los Reyes Magos!»