Batas blancas para Mongomo

Una docena de doctores parten el día 14 a Guinea Ecuatorial para tratar de reactivar un hospital de modernas instalaciones pero con escasez de personal y material


A Coruña / La Voz

Una docena de expedicionarios sanitarios de distintos puntos de España, en su mayoría de Galicia, partirán el próximo día 14 rumbo a la antigua colonia española de Guinea Ecuatorial. Lo harán cargados de ingente material e instrumental, al que se sumarán los medicamentos adquiridos a la oenegé Farmamundi, para llevar a cabo el proyecto denominado Guinea Salud, financiado por las propias autoridades sanitarias del país centroafricano a cambio de la labor, asistencial y docente, que llevarán a cabo los médicos.

El destino es Mongomo, una ciudad situada en la zona continental del país, en la frontera este con Gabón, y la base será el Hospital Virgen de Guadalupe, un centro inaugurado en marzo del 2014 por la pareja presidencial, Obiang y Constancia Mangue, como «uno de los hospitales más avanzados del mundo», según la Oficina de Información y Prensa gubernamental que comunicó la apertura de un centro construido en la tierra natal del jefe del Estado.

«Las instalaciones son muy buenas, pero falta completar equipamiento y personal», explican miembros vinculados al proyecto, de modo que el policlínico de 120 camas, equiparable a un hospital comarcal gallego, se encuentra todavía a media explotación y uso.

La misión guineana embarcará en Madrid por el entusiamo de un sacerdote nativo, Crisanto Ebang. «Coincidimos el año pasado en un proyecto quirúrgico impulsado por un cirujano malagueño en Ebibeyin, una ciudad cercana», cuenta el veterano anestesista ya jubilado del Chuac, Enrique Rodríguez, que también formará parte del equipo clínico y quirúrgico que volará rumbo a África.

Junto al experimentado cooperante -va camino de las cien expediciones por diferentes partes del planeta- viajarán médicos de distintos puntos de Galicia, y también de Madrid, Cataluña y el País Vasco.

Así, del Chuac se han sumado a la iniciativa la cirujana pediátrica Teresa Dargallo, que trabaja en el Hospital Teresa Herrera con otro de los miembros del proyecto, el pediatra José Ramón Borrajo. La anestesista María Vilela, el cardiólogo hemodinamista Jorge Salgado y la dermatóloga Rosa Fernández Torres completan la delegación coruñesa. Del Hospital Álvaro Cunqueiro irá el ginecólogo Luis Alba desde Vigo, ciudad de la que también partirá la médico de familia Susana Aldecoa. Les acompañarán Jesús Sueiro, del área de Atención Primaria de Santiago, el otorrinolaringólogo de Vitoria José María Anda. Desde Mataró irá el cirujano general Joan de la Cruz, y del madrileño Hospital de Parla irá la ginecóloga Fátima Martínez.

«El hospital está impecable», cuenta Enrique Rodríguez, que lo visitó en junio del 2018 para poner en marcha un proyecto de asistencia totalmente gratuita a la población, aunque forma parte de la red privada de clínicas fundadas por la primera dama. Cuando se inauguró, la Administración guineana anunció que el hospital Virgen de Guadalupe contaría, entre otros, con servicio de emergencias, sala de partos, cuidados intensivos, y equipos como resonancia, TAC y radiología, demás de odontología, diálisis, fisioterapia y rehabilitación con una piscina para hidroterapia.

«Crisanto Ebang -cuenta Enrique Rodríguez- nos dice que la gente está muy ilusionada por nuestra llegada, porque no es un país donde vayan muchas oenegés a trabajar».

Con el objetivo de realizar 200 operaciones y alrededor de 600 consultas médicas

Durante quince días, los doce facultativos del proyecto Guinea Salud se dedicarán a ver y operar pacientes. Pese a que todos trabajan estos días en conseguir donaciones y reunir diverso material que incorporar al equipaje para cubrir las carencias, ya han comunicado el listado de material quirúrgico necesario para poder llevar a cabo, sobre todo, cirugía pediátrica y ginecológica, además de cirugía general, así como el arsenal farmacológico que estiman precisarán en las consultas de medicina general, interna, cardiología, pediatría, dermatología y otorrino que atenderán nada más llegar.

«Es imprevisible, todo va a depender de lo que nos encontremos, pero calculo que si tenemos pacientes y equipos, podremos realizar 175-200 operaciones», estima Enrique Rodríguez. A ello se añadirán las alrededor de cien consultas que prevén a llevar a cabo cada una de las seis especialidades, de modo que en dos semanas podrán beneficiarse alrededor de 700-800 guineoecuatorianos del trabajo altruista. Además, también se colaborará a la docencia del personal local, con su participación activa en las tareas asistenciales, clínicas y quirúrgicas, que desarrollen durante su estancia.

Aunque «en Guinea Ecuatorial no ves la hambruna de Sudán», cuenta el anestesista coruñés, es intención del equipo español que su aportación sanitaria llegue sobre todo a la población con menos recursos de un país que, pese a tener la renta per cápita más alta de todo el continente africano por sus reservas petrolíferas, «tiene de todo pero mal repartido».

Votación
0 votos
Comentarios

Batas blancas para Mongomo

Este proyecto ha sido cofinanciado por