Publicidad
Publicidad

Suiza facilitará la naturalización de nietos de inmigrantes

Nula incidencia entre los gallegos, que ya poseen la nacionalidad

Redacción / La Voz, 13 de febrero de 2017. Actualizado a las 10:26 h. 0

0
0
0
0

Los suizos aprobaron ayer en referendo por amplia mayoría una simplificación del procedimiento de naturalización para los nietos de inmigrantes, tras una campaña marcada por declaraciones antimusulmanas de la derecha populista. Más del 60,4 % de los suizos la apoyaron, según los resultados oficiales. Para ser aceptada debía obtener la mayoría entre los 26 cantones que componen Suiza. Solo siete cantones, todos de lengua alemana, dijeron no.

Los habitantes de Neuchâtel fueron los más convencidos, con un 75,1 % de síes, seguidos por los residentes en Ginebra, con un 74 %. «Es un buen resultado», afirmó por teléfono Alfonso Gómez, natural de Corme y concejal del Ayuntamiento de Ginebra por el partido de Los Verdes y que estuvo en una de las mesas electorales siguiendo el proceso.

 

Pocos casos de gallegos

«Los que más se beneficiarán de la medida son los italianos», señala Gómez. La repercusión sobre comunidad gallega es muy marginal, apunta, ya que la gran parte de la segunda y la tercera generaciones de emigrantes ya tienen la nacionalidad suiza desde hace tiempo. Sobre todo desde que existe la opción de la doble nacionalidad. La reforma permitirá que unos 25.000 jóvenes puedan solicitar la nacionalidad suiza. Además de los italianos, los más beneficiados serán ciudadanos originarios de Turquía y de los países del área de los Balcanes.

Aunque el objetivo de la medida es «facilitar» el proceso, los criterios de integración del solicitante no se modificarán y se excluye la naturalización automática. La ley solo concierne a los menores de 25 años que hayan nacido en Suiza, que hayan estado escolarizados al menos 5 años y que tengan un permiso de residencia válido. Además, uno de sus padres deberá haber vivido en la Confederación Helvética al menos diez años, haber estado escolarizados un lustro y con permiso de residencia válido.

Todos los partidos respaldaron esta iniciativa, excepto el ultraderechista Unión Democrática de Centro (UDC), que lanzó una agresiva campaña alertando de «la superpoblación extranjera y el aumento masivo de musulmanes». Uno de sus diputados, Jean-Luc Addor, reconoció su derrota. «Estábamos solos contra todos. Me temo que el problema del islam nos alcanzará en algunos años», declaró.

En el segundo referendo del domingo, los suizos rechazaron modificar el sistema fiscal del que se benefician las multinacionales, a pesar de que esta decisión puede acarrearle al país entrar en la lista negra de la UE y la OCDE. Un 59,1 % de los electores votaron no a la propuesta del Gobierno. Solo cuatro cantones la han aceptado. Alfonso Gómez lo calificaba ayer como un gran triunfo para la izquierda, que se opuso argumentando que la reforma acabaría beneficiando a las empresas y perjudicando a los ciudadanos, porque el contribuyente pagaría lo dejado de recaudar a las corporaciones, que podrían beneficiarse de otras rebajas tributarias. «Es un varapalo tanto para el Gobierno como para la mayoría legislativa», afirma el cormelán.

Comentarios 0

Este proyecto ha sido cofinanciado por