Publicidad
Publicidad

«Iba todos los días a la estación de tren de Múnich a comprar La Voz»

Emigrante en Alemania, Francisco Suárez asegura que no conduce otra marca que no sea Mercedes desde que probó el primero

A Coruña / La Voz, 20 de abril de 2017. Actualizado a las 10:43 h. 0

0
0
0
0

Quedaba un coche y acabó en un garaje de Arteixo. Francisco Suárez (Mazaricos, 1945) se llevó el tercer Mercedes Benz que regala La Voz de Galicia. Y el coche no estará precisamente solo. En casa de Francisco no se gasta otra marca. Tuvo un 300D al que se refiere como «el de antes», y en los últimos años ha conducido un 220, «el elegante». Pero la dilatada experiencia con Mercedes no le ha hecho perder la ilusión por esta marca: ayer acudió a recoger su nuevo vehículo hora y media antes del acto de entrega.

-Privilegios de un jubilado. Todo el tiempo es suyo.

-Sí, no tenía prisa y sí muchas ganas de verlo. Me gustaría volver con él a Alemania.

-¿Volver? ¿A Alemania?

-Trabajé allí cerca de veinte años, en Múnich, de encofrador. Y luego seguí aquí con el mismo oficio. Fueron buenos años, no hay queja de aquella gente.

-Ni de los coches, supongo.

-Ni de los coches, de Mercedes es difícil aburrirse, que se quiten las otras marcas. Yo cargaba el mío como si fuera un tractor y aguantaba con todo. Le hice 897.000 kilómetros y ni una avería. Ahora me quiero llevar este a la Oktoberfest de Múnich. ¿Sabes que allí leía La Voz?

-¿En Múnich?

-Sí, iba todos los días a la estación de tren a comprarla. Siempre leí La Voz. Hasta recuerdo que un compañero de habitación en el hospital, cuando ingresé por una neumonía, me traía el periódico a la habitación. Dios, cómo roncaba aquel hombre por las noches.

-¿Tiene casa grande para tanto coche?

-Sí, ho, casa hay. En el garaje caben los dos.

-¿Y dónde compra ahora La Voz?

-En Pastoriza, en el bar de Pili. Menudo abrazo me dio ella, quedó contentísima con que me hubiera tocado. Es como si hubiera caído el gordo en Pastoriza.

Hice esta y las otras dos cartillas, La Voz nunca me falta en casa, desde siempre.

-¿Y qué es lo que más le gusta leer?

-Pues de todo. Lo que no me gusta es leer de guerras e injusticias, de gente que sufre. Ni de gente que anda haciendo el tonto por ahí. Hoy mismo [por ayer] leí que un hombre iba borracho por la AP-9 y en sentido contrario.

-A usted eso no le pasa.

-Lo de beber al volante te digo claro que no. Lo otro, hombre, cualquiera se puede despistar.

Temas relacionados

Comentarios 1

Este proyecto ha sido cofinanciado por